Sueños, Vida Espiritual

Hipnagogia o Parálisis del Sueño

La parálisis del sueño es un fenómeno durante el cual una persona experimenta la incapacidad de moverse al despertar.

Hipnagogia Típicamente sucede durante la noche o después de haber tomado una siesta. La persona intenta abrir los ojos o moverse y encuentra que simplemente no puede. En algunos casos, se siente una pesadez encima del cuerpo y la persona siente que no puede respirar. Cuando nos despertamos súbitamente y nos encontramos con la aterradora idea de que no nos podemos mover surgen explicaciones, alucinaciones y “visitaciones” que nos dejan perplejos. Muchos nos quedamos con la duda de qué realmente pasó aquel día y reservamos el cuento para momentos misteriosos o tertulias de voz baja, poca luz e historias de miedo.

Este fenómeno se llama hipnagogia y se refiere al momento en que estamos medio dormidos y medio despiertos. La explicación más aceptada se basa en el ciclo o proceso del sueño llamado REM. Durante el REM, el cuerpo pasa por una serie de etapas biológicas que lentamente va paralizando al cuerpo hasta llegar a la etapa REM, propiamente dicha (he escrito sobre el tema anteriormente). Esta parálisis temporera es muy real y muy necesaria, dado que durante la etapa principal de REM nuestro cerebro se encuentra soñando profunda y activamente. Durante esta etapa, la actividad cerebral está igual de activa que cuando está despierta. Esto quiere decir que si no estuvieramos paralizados, actuaríamos todo lo que soñamos durante el REM. Al despertar de manera repentina durante el REM, encontramos que aunque tratamos de despertar, el cuerpo continúa inmovilizado.

Síntomas de la parálisis del sueño:

  • No te puedes mover.
  • No puedes hablar.
  • Intentas hablar pero la voz no parece salir.
  • No puedes abrir los ojos.
  • Cada vez que abres los ojos, una fuerza te obliga a cerrarlos (falso despertar).
  • No puedes respirar bien.
  • Sientes que hay una presencia en el cuarto.
  • Escuchas voces, o un zumbido extraño.
  • Sientes terror y angustia o paz y comodidad.
Paralisis del sueño

El estrés y la ansiedad son los catalizadores principales puesto que provocan un patrón de sueño asustadizo.

Hay personas que luchan físicamente hasta despertarse, otras emprenden una lucha espiritual hasta “liberarse” del mal que los ata, mientras que otras simplemente regresan a dormir hasta que el proceso REM corra su curso y les permita despertar como de costumbre. Se dice que las alucinaciones se deben a que el cerebro primitivo está buscando una explicación a lo que está pasando. Al encontrarse paralizado espontáneamente, el cerebro entiende que quedas vulnerable y suceptible a ser atacado. Esto provoca ansiedad y  comienzas a hiperventilar, pero no puedes hacer lo bien porque estás durmiendo y tu cuerpo está manteniendo tu respiración a un nivel profundo, pero rítmico. El sentido de vulnerabilidad sumado al hecho que realmente estás soñando, abre las puertas para que tu cerebro continúe generando imágenes y escenarios que vienen de tí y solamente de tí – un sueño lúcido.

dreaming

Los jóvenes adultos, las personas aisladas y las que están pasando por procesos de cambio son las más susceptibles a la parálisis del sueño.

Se estima que los episodios de parálisis de sueño suceden en 6% de la población global y por lo general ocurren una sola vez en la vida. Hay personas que lo experimentan recurrentemente, sin embargo no es tan común como se piensa – o tal vez no tan comúnmente reportado. Cualquiera que sea el caso, es más prevalente entre los jóvenes adultos y las personas que viven solas o aisladas. Planteo que esto se debe a la trancisión de expansión cognitiva sobre la realidad y los límites que los jóvenes adultos están experimentando y que el aislamiento provoca. Específicamente estamos hablando de personas que están pasando por procesos de cambio.

 

De la misma forma, se suele relacionar a la hipnagogia con la narcolepsia, la depresión, el trastorno de estrés postraumático, la hipomanía y los trastornos de ansiedad. Entiendo que el estrés y la ansiedad de cualquier tipo son los catalizadores principales puesto que muchas personas las sufren y les provoca despertar súbitamente del sueño.

 

No es Una Guerra, es Una Oportunidad Espiritual

Sleep Paralysis La mayoría de las personas que experimentan la paralisis del sueño quedan con un sentido profundo de terror al haber sentido o visto una presencia malvada mientras estaba paralizada. Por otro lado, hay personas que experimentan visitaciones angelicales y de mucha paz. El fenómeno tiene muchos nombres e interpretaciones. En latinoamerica decimos que “se nos sube el muerto” o que tenemos “el muerto encima”. Hay que tratar este tema con cuidado porque hay personas que se confunden y convierten a éstas experiencias en guerras y prejuicios religiosos sin fundamento. Propongo que la parálisis del sueño supone una experiencia espiritual, pero no en el sentido de espíritos o demonios, sino de una apertura interna muy poderosa.

 

grow

Tu experiencia hipnagógica dependerá de cómo van tus hábitos de enfrentamiento hacia la precariedad y los retos.

La hipnagogia es muy importante porque es una oportunidad para ver nuestro lado oscuro – la llamada sombra de Carl Jung. El padre de la psicología analítica planteaba que todos tenemos un lado oscuro que se manifiesta a través de nuestros malos hábitos, debilidades, represiones, miedos y secretos. La sombra es todo lo que no nos gusta y no queremos ser, pero invariablemente somos.

Por otro lado, como ya hemos visto en las polaridades, no todo es negativo. También se ha planteado que todos tenemos una sombra dorada – todo lo que quisieramos ser, no pensamos capaces de ser, pero invariablemente también somos. Los estados hipnagógicos demuestran el desplazamiento de éstas sombras y es por esto que algunas personas experimentan terror y otras paz. Realmente depende de como estás tú con tu vida y cómo van tus hábitos de enfrentamiento hacia la precariedad y los retos.

La parálisis de sueño presenta oportunidades para visiones que son completamente normales y saludables para los shamanes, psíquicos y los exploradores de la psiquis profunda. Sí, aterran al principio, pero suponen lecciones profundas que nos pueden ayudar a sobrepasar el proceso de cambio que estamos experimentando y que nos llevan hacia un verdadero despertar espiritual. Cada experiencia es única, dinámica y muy real.

Sigue leyendo...