Vida Espiritual

La Polaridad en el Paganismo

La Polaridad 

La polaridad en la naturaleza se ve representada a través de la luz/sombra, dia/noche, sol/luna, tierra/mar, despierto/dormido, masculino/femenino. Sin duda, el símbolo que mejor representa este balance es el Ying Yang: cada lado trae consigo su propio poder, virtud y debilidad, pero al unirse logran establecer un poder únicoTal vez por esto es que la polaridad más venerada es la masculina/femenina, ya que al unirse puede crear nueva vida.

Se utiliza a la naturaleza en el paganismo para simbolizar y honrar a las fuerzas masculinas y femeninas. Tradicionalmente, el poder masculino se ve representado en el sol o en el ciervo, un animal que conlleva un mensaje de puro balance entre la fuerza y la nobleza. También se le atribuye el poder del Aire y del Fuego. Las imágenes de animales con cuernos, como el ciervo en un hombre, han sido utilizadas por siglos simplemente para representar el poder masculino. Es precisamente la imagen del fauno la que Constantino utilizó para demonizar al paganismo, convirtiendo el supuesto “dios” de los paganos en el demonio de los cristianos.

El poder masculino representado a través del ciervo, un animal que brinda un mensaje de puro balance de fuerza y nobleza.

Por otro lado, en el paganismo la esencia femenina es en ocasiones hasta más venerada por su poder de creación, crianza, observación, y sustento. Ella suele ser representada por la luna, la tierra (a veces Madre Tierra) o en los cuerpos de agua, ya que a la feminidad se le atribuye el poder del Agua y la Tierra. El culto a la diosa es un tema que atraviesa el paganismo, y dependiendo de la cultura ha tomado formas de mujer y nombres como Isis, Sekhmet, Atena, Gea, Maya, Juno, Afrodita, Selena, Diana, Parvati, Anann, Freya, Umai, Pachamama, Atabey, y María.

Cuando ambos polos se representan juntos simbolizan el poder colectivo del universo.

Es en la unión de estas polaridades sucede la magia de la creación. Este punto es delicado para algunos, ya que es la razón por la cual muchas de las tradiciones paganas celebran la sexualidad abiertamente, cosa totalmente tabú en el paradigma cristiano. Es importante aquí señalar a la subyugación de la mujer en las religiones modernas. Se ha visto que las grandes fallas en las religiones surgen cuando hay un desbalance entre el poder femenino y el masculino. Tan pronto se tome a uno como más importante que el otro, habrá violencia.

Es importante subrayar que el paganismo no es una religión. Mas bien, es una colección de ideas y tradiciones que aceptan la dualidad y honran la naturaleza, trascendiendo geografía, cultura y época. Para obtener una comprensión general de las bases paganas, continúa leyendo los artículos relacionados.

Sigue leyendo...