Vida Espiritual

Las Almas Gemelas

Pensar que hay una sola persona en el mundo para ti es una idea maravillosa – pero, ¿es saludable pensar así?

 

Según un estudio realizado en los Estados Unidos, el 73% de los estadounidenses creen en las almas gemelas. De hecho, los hombres creen un poco más (74%) que las mujeres (71%) y la idea es más popular en las personas menores de 45 años (79%) que en los adultos mayores de 45 años (69%).

Hollywood se ha encargado de hacer del amor romántico una ilusión casi imposible. Nos ha hecho creer que tener pareja es lo primordial en la vida, que cuando encontramos a “esa persona” todos nuestros problemas van a desaparecer y que la relación será fácil y feliz hasta que la muerte los separe. A menudo escucho a clientes hablar sobre la pareja perfecta que algún astrólogo, tarotista o vidente les ha dicho que van a encontrar en un futuro lejano. Hablan sobre esta persona a diario y repiten las “pistas” que le van a ayudar a reconocer a su alma gemela como un rosario (cabello marrón, trabaja en ventas, camisa blanca, amén…). Esta es una manera muy cruel de vivir la vida y casi siempre es lo que no está permitiendo que se desarrolle una vida amorosa saludable.

El problema con el Destino Romántico

almas amigas

Las personas que creen en el “destino romántico” buscan un “click” psicológico, físico y emocional con sus parejas. Creen que estas relaciones deben ser siempre positivas porque son los “mismos”, por lo tanto, siempre van a pensar “igual”. Sin embargo, cuando surgen problemas en la relación, y siempre van a suceder, sencillamente entienden que deben abandonar esa relación para continuar buscando su “destino” amoroso en otro lugar. En otras palabras, se dan por vencidos rápidamente porque no saben cómo manejar los conflictos de pareja. Este tipo de relación por lo general tiene mucha pasión, pero muy poca estabilidad.

Por otro lado, las personas que creen en el crecimiento o la cultivación romántica buscan parejas con las cuales pueden crecer y colaborar a lo largo de sus vidas, resolviendo conflictos según sucedan – aún en los momentos difíciles. El resultado es una relación con mucho menos pasión, pero más longevidad y estabilidad.

 

Las almas amigas

hermanos

A través de las regresiones a vidas pasadas, las personas pueden reconocer que realmente no pueden haber almas gemelas porque todos somos parte de lo mismo. Lo que sí pueden haber son almas amigas.

 

Las almas amigas son aquellas que nos han acompañado a través de múltiples existencias y con las cuales hemos compartido historias de amor y dolor. Estas son las que reconocemos como personas especiales que, aunque no sepamos precisar el por qué, sentimos una conexión profunda que no compartimos con otras. La manera en la cual se presentan estas almas en nuestras vidas pueden variar. Son nuestros padres, hermanos, hijos, amigos, amantes y hasta enemigos. Hay una historia especial que nos ata a cada uno de ellos y con cada uno hay una serie de tareas que debemos cumplir en esta vida. Igualmente, ellos también tienen una serie de tareas que cumplir con otras personas.
Creer en las almas gemelas puede limitar tu perspectiva de vida y tu capacidad para experimentar y aprender de las relaciones y personas que se presentan en tu vida. La verdad es que las relaciones humanas son sumamente complicadas y no pueden ser definidas en términos de blanco y negro.

 

Hagamos un ejercicio.

Haz una lista de las personas que consideras “almas amigas” y describe tu relación con cada una. Luego, compara lo que has escrito con esta lista:

  • Los padres e hijos siempre tienen relaciones “complicadas” que muchas veces están para enseñarnos a amar plenamente.
  • Las parejas se quieren y se temen al mismo tiempo, lo que nos enseña a confiar en las personas y saber cuándo dejar ir a las personas que amamos.
  • Los hermanos se protegen y luchan entre sí de una manera indescriptible que nos enseña sobre la unión, la justicia y la responsabilidad que tenemos con el resto de la humanidad.
  • Los amigos se aman incondicionalmente, lo que nos da la oportunidad de celebrar lo que nos encanta de la vida – y aprender sobre el perdón cuando discutimos.
  • Los enemigos nos muestran los aspectos negativos de nosotros mismos, enseñándonos sobre la culpa y el auto-reconocimiento.

 

Verás que, tanto tú como ellos tienen muchos ríos emocionales que cruzar y ellos tienen sus propias listas de almas amigas de las cuales tú solo formarás una pequeña parte. La vida no se trata de encontrar tu alma gemela, se trata de aprender, crecer, amar y disfrutar lo más posible del corto tiempo que tenemos con estas personas. No esperes a que llegue una persona particular para comenzar a amar. Comienza donde estás y ama a los que están.

 

~Namaste~

Sigue leyendo...