Vida Espiritual

Las Celebraciones Paganas

Las celebraciones paganas son hitos que marcan la llegada de un solsticio o equinoccio. Estas temporadas, a su vez, se relacionan a las estaciones del año y al ciclo de la cosecha. En cada hito, se celebran logros y se anticipa la llegada de la nueva temporada. Estas celebraciones son prácticamente universales porque se basan en el ciclo de la cosecha: sembrar, germinar, cosechar, morir, y renacer. Estas costumbres son milenarias y se pueden observar las interpretaciones de estos cambios en cada cultura.

En el occidente podemos observar celebraciones modernas con raíces Romanas que fueron re-interpretadas por el Cristianismo. Estas ideas fueron exportadas a América mediante el imperialismo y se fueron mezclando con las culturas indígenas. Hoy día, podemos ver unas fechas o celebraciones que se comparten a través de todo el hemisferio, pero con interpretaciones culturales que varían por país.

Las Celebraciones Paganas

El Solsticio de invierno y el Festival de las luces

Para los antiguos paganos, el invierno traía una etapa de poca luz solar. Ya que no había luz eléctrica, debían acostumbrarse a la oscuridad total, a prioritizar sus tareas mas importantes a las pocas horas de luz, y a hacer todo lo demás a la luz de una vela o fuego. Cuando llega el solsticio del invierno, los paganos lo celebraban como un hito, a saber, que estaban a mitad del camino. Ya lo peor ya había pasado ¡y pronto regresaría el sol!

Era el momento de hacerse regalos, de comer bien, de festejar juntos a la luz de un buen fuego y velas. Esta la razón por la cual prácticamente todas las religiones traen la leyenda de un dios solar que nace en esta fecha, trayendo salvación y luz en medio de la oscuridad. Es también por ésto que hoy celebramos la navidad con luces, y lo asociamos con el polo norte y con hacernos regalos.

A primeras luces de febrero, se celebra el festival de las luces. Los católicos lo llaman “la presentación del señor” o “festival de la candelaria” – celebrado el 2 de febrero.

La Primavera y la Pascua

Para el equinoccio de marzo, la tierra está fértil y lista para sembrar. Toda la naturaleza parece querer aparearse en esta época, y durante la cual celebra la fertilidad y el coqueteo. El origen anglosajón de esta celebración proviene de Alemania y se conoce como Ēostra (Ostara). Los símbolos claves de Ēostra son el conejo y los huevos, porque representan la sexualidad y la fertilidad.

Los juegos de búsqueda, premios y dulces son costumbres anglosajonas que se adoptó en Estados Unidos y hoy se conoce como “Easter”. Sin embargo, durante la misma fecha se celebra la Pascua Cristiana, debido a que la iglesia católica optó por reemplazar esta festividad alegre con sufrimiento, muerte y pudor.

 

El Solsticio de Verano

En el solsticio del verano, ya la cosecha está sembrada y germinando, en otras palabras, la diosa madre está embarazada. La celebración del bautismo de San Juan no es otra cosa que el Festival del Fuego, en el cual las puertas del sol quedan completamente abiertas y los espíritus pueden entrar y salir como gusten. En el sur, se celebraría la Noche de las Brujas en ésta fecha. Es el momento de reunirse para buscar hierbas y practicar la sanación y la adivinación.

El Equinoccio de Otoño

Ya para fines de octubre se celebra lo que algunos llaman samhain, cuyo significado es “el fin del verano”. Se celebra la tercera cosecha y desde aquí ya deberemos vivir de lo que cosechamos. Es el momento de dejar a la siembra morir. La muerte llega y las puertas del sol se abren nuevamente para dejar entrar y salir a los espíritus como gusten. En esta fecha celebramos el reencuentro de las almas, y a través de diversas culturas se ve la fiesta de los ancestros, la muerte y todo lo relacionado a lo misterioso.


No todos lo ven de la misma manera

Entendamos que la rueda y sus portales suelen ser interpretados de maneras distintas de acuerdo a la cultura y posición geográfica (los solsticios y equinoccios cambian de acuerdo a los polos), sin embargo, generalmente los motivos se mantienen porque el ciclo de la cosecha es el mismo.

Es importante subrayar que el paganismo no es una religión. Mas bien, es una colección de ideas y tradiciones que aceptan la dualidad y honran la naturaleza, trascendiendo geografía, cultura y época. Para obtener una comprensión general de las bases paganas, continúa leyendo los artículos relacionados.

Sigue leyendo...