Chamanismo

10 Mitos y Realidades Acerca del Chamanismo

El chamán es una persona que ha dedicado su vida a aprender todo lo que pueda sobre la vida, el dolor, y la sanación del alma.

Su trabajo consiste en trabajar con lo que está sucediendo en la mente, en las emociones y en el espíritu de la persona para que pueda crear conciencia de sí mismo y auto-sanarse. Su rol es guiar a la persona a encontrar aquello que le falta o que no está en armonía. Los chamanes comprenden que cuando hay dolor en una persona, hay dolor en toda la comunidad.

Veamos algunos de los mitos y realidades acerca del chamanismo y los chamanes:

Mito #1: Los chamanes son indígenas

Realidad: Hay comunidades donde el titulo del “chamán” tiene unas connotaciones únicas y tradicionales. El chamanismo se puede entender como una cosmovisión animista o pagana. Hay chamanes en todas partes del mundo que provienen de distintas culturas y llevan diferentes estilos de vida.

Mito #2: Todos los chamanes usan alucinógenos

Realidad: Los alucinógenos pueden ser de gran ayuda para comenzar el proceso de expansión de conciencia porque obligan a la persona a “salir del cuerpo” y experimentar otras perspectivas. Esta práctica continúa en muchas tradiciones a través del planeta y hay personas que se sienten atraídas hacia ellas, posiblemente porque están buscando una experiencia que les provoque un despertar inmediato.

Aunque este tipo de experiencia puede ser un punto de entrada hacia el despertar espiritual, no es necesaria. La sanación del alma conlleva un proceso de auto-conocimiento que puede durar años, sino la vida entera, y el uso de alucinógenos puede interrumpir y tergiversar la experiencia.

Mito #3: Solo los hombres pueden ser chamanes

Realidad: Prácticamente todas las tradiciones antiguas tienen o han tenido chamanas y reciben el mismo nivel de respeto que el chamán. ¡Que vivan las chamanas!

Mito #4: Necesitas ser iniciado por un chamán para ser un chamán

Realidad: Los chamanes son personas que han vivido experiencias profundas que los han llevado a desarrollar sus propios talentos de sanación y utilizarlos para ayudar a los demás. Pueden ser entrenados formalmente o no.

Mito #5: Los rituales chamánicos se hacen acostados en el suelo

Realidad: No necesariamente. En la modernidad existe un disgusto por el cuerpo, un deseo de desasociarse de él para lograr una experiencia transpersonal. Los chamanes saben que la experiencia humana conecta al alma, el cuerpo, la mente, las emociones y la energía vital. Cuando restamos el elemento “cuerpo”, no hay sanación. Algunos chamanes “se llevan a su cuerpo” al momento de emprender un viaje para hacer sanación energética – ¿Conoces a alguien que siempre ‘aparece’ en el momento perfecto?

Mito #6: Los chamanes son brujos

Realidad: Entendamos a la brujería como una práctica que busca alterar o manipular circunstancias para lograr unos efectos deseados. Esto no es chamanismo. Sin embargo:
* Hay chamanes que sí son brujos.
* Hay chamanes que no son brujos.
* Pero los brujos no son chamanes.

Mito #7: Los chamanes son curanderos

Realidad: El chamán sana el alma. El curandero trabaja con el cuerpo, tratando a heridas superficiales y enfermedades biológicas. Entonces:
* Hay chamanes que sí son curanderos.
* Hay chamanes que no son curanderos.
* Pero los curanderos no son chamanes.

Mito #8: Los chamanes trabajan con animales o “totems”

Realidad: Los chamanes trabajan con espíritus de la naturaleza que pueden tomar formas de animales, hojas, o árboles. Estos espíritus se conocen como “tótems” y llegan a brindarnos su energía. Un tótem no necesariamente es un animal, pero puede serlo.

Mito #9: Los chamanes sacrifican animales

Realidad: Los chamanes y las chamanas tienen una conexión especial con los animales y respetan a la natraleza. El sacrificio de animales para hacer ritos se puede observar en varias prácticas, religiones y tradiciones, pero esto no es chamanismo.

Mito #10: Los chamanes se convierten en animales

Realidad: Mitad cierto y mitad falso. Un chamán puede entrar en un trance durante el cual puede tomar la forma de un animal para emprender un viaje. Estos viajes se hacen en sueños, o en la imaginación, pero sus efectos son muy reales.

Continúa leyendo acerca del chamanismo >

Sigue leyendo...