Vida Espiritual

¿Por qué soy émpata?

En el pasado hemos hablado acerca de los émpatas, sus características y las dependencias que algunos sufren. Desde Austria, a España, a México y Chile, he recibido la misma pregunta en los últimos cuatro años:

“¿Por qué soy así? ¿Por qué me sucede esto?”

Un émpata es una “esponja de energía” con una habilidad pasmosa para percibir los sentimientos de los demás. Esto tiene un efectos secundarios que hace que la persona sienta que se le va la energía o que se sobrecarga con energía que no le corresponde.
Ser un émpata es difícil y hermoso al mismo tiempo. Puedes sentirte abrumado y hastiado un día, solo para descubrir al día siguiente que tu habilidad te llevó a ayudar a otra persona. Los émpatas llevan esta carga muy adentro y rara vez lo comparten, principalmente por miedo a ser catalogados como “locos”.

¿Por qué soy émpata?

El entendido popular es que los émpatas “nacen” con esta habilidad. Esto es mitad cierto, porque los émpatas también “se hacen” a través de su pasado y crianza. Veamos esta idea por partes:

Émpatas que nacen

Cuando hablamos de émpatas que nacen con esta habilidad, estamos hablando de personas que escogieron ser así antes de nacer, o que llevan la responsabilidad de hacerlo debido a algún karma de vidas pasadas. Hay personas que saben, irrefutablemente y a nivel alma, que este es el caso para ellos.
Estas personas están más despiertas, o conscientes, de sus propósitos de alma y a veces se les llaman almas viejas, niños índigo, cristal, arco iris, hijos de Lemuria, et cetera. Ellos saben hay *algo* que deben hacer aquí, pero no saben lo que es. Una terapia de vidas pasadas puede ayudarlos a comprender esto con más claridad.

Émpatas que se hacen

Por otro lado, los émpatas pueden venir de hogares donde hubo abuso emocional y/o abandono. Allí, desarrollaron un mecanismo de defensa que les permite “leer” el lenguaje corporal de los demás con el fin de protegerse mejor.

Los émpatas se nacen + se hacen

Dicho esto, no puedo categorizar o dividir a los émpatas en grupos donde unos nacieron así y otros aprendieron ser así, porque entiendo que ambas cosas están ocurriendo al mismo tiempo.
Definamos a un émpata como un alma que escogió vivir ciertas dificultades en su vida con el fin de sanar su propio karma y trascender para ayudar a sanar a los demás.

Cualidades claves

Si eres émpata y estás leyendo esto, quiero que sepas que hay unas cualidades claves que pueden ayudarte a entender por qué esto te afecta y qué puedes hacer para manejarlo:

Tienes alta inteligencia emocional

Es la que te permite prestar atención a los detalles, los tonos de voz y los gestos sutiles. Toma esta cualidad tal como es y úsala para el bien. Recuerda que no es un super-poder, es un mecanismo de defensa.

Eres inseguro/a

No quieres admitirlo, pero te preocupa demasiado lo que piensan los demás. Esto también es parte del mecanismo de defensa, pero es la apertura principal por donde entran y se alojan las energías de los demás.

Te hace falta establecer límites

Debes tener claro que no eres responsable por la ansiedad de otras personas, sea quien sea. Las personas tóxicas utilizan frases claves que saben que provocan alguna reacción en ti. Son solo carnadas para pescar tu energía. Establece un límite mental y declara “No soy responsable de tu problema.” Practícalo hasta que sea algo natural para ti.

Eres una persona compasiva

Amas mucho y esta es tu mejor cualidad. Jamás permitas que alguien te diga que “te protejas” o “ames menos”, al contrario. Continúa amando y preocupándote por los demás todo lo que quieras – lo que pasa es que tienes que amarte a tí un poco más. Practica la auto-compasión y ocúpate de ti primero.

Tienes el don de sanar

¿Quién mejor que tú? Si todos los caminos de la vida te han llevado a sanar, enseñar o cuidar, abraza esta bella oportunidad para ser una persona clave en las vidas de otras personas. Sanando a otros, te sanas a ti misma.
Recuerda que no hay nada malo o deficiente en ti. Lo que pasa es que eres un poco diferente y eso es muy bueno. Es muy bonito y es muy necesario en estos tiempos. Se tú, aprovecha cada momento y se feliz.

Sigue leyendo...