Chamanismo

Los totems y los animales de poder

La idea de un animal etéreo que le brinda protección a los humanos atraviesa muchas creencias, culturas y religiones. Normalmente tratan con lo mismo: una prescencia espiritual que “guía” a la persona.

A menudo escuchamos hablar de totems o animales de poder para describir a una entidad en forma de animal que actúa como mensajero o protector, pero poco se sabe acerca del tema. En este artículo, veremos lo que realmente son los animales de poder y el uso concreto que se le puede dar a esta energía.

El chamán y los espíritus de la naturaleza

Los chamanes viajan al mundo astral, incluyendo el mundo de los sueños, para comprender los mensajes del alma de una persona y buscar ayuda de espíritus que estén dispuestos a ayudar a dicha persona durante su proceso de sanación energética.

Los espíritus son energías que existen en diferentes planos y los chamanes cultivan relaciones con estas entidades para aprender de ellos y recibir sabiduría. Dependiendo de la tradición cultural del chamán, estos espíritus pueden ser conocidos como espíritus ancestrales, guías espirituales o espíritus de la naturaleza.

Los espíritus pueden tomar la forma de una persona, un animal, una hoja o un árbol para brindarnos su energía. Hay culturas que los conoce por el nombre de “totem”, y la frecuencia con la cual aparecen tomando la forma de animales le ha dado fama al término “animal de poder”. De aquí viene el malentendido de que un totem = animal espiritual.

El tótem

Por definición, un “tótem” es un artefacto que uno lleva consigo por lo que simboliza.

Los espíritus guías escogen a las personas que deciden guiar y se manifiestan de la manera que consideren apropiada. Se comunican mediante sueños, señales, palabras, vibraciones… puede ser el viento, las nubes en el cielo, un gusano, un lobo, una canción, un momento.

Estos instantes de conexión espiritual son muy personales y diferentes para cada persona, y se llevan en el alma como artefactos que simbolizan un momento de comprensión y significado.

El trabajo del totem

Como ya hemos visto, los espíritus pueden aparecer como hierbas, plantas, árboles, flores, maestros, sabios, ángeles y hasta ancestros dispuestos a ayudar a sus descendientes. El chamán debe persuadir al espíritu a acompañar a la persona en su proceso de sanación.

A veces, los espíritus no necesariamente desean ayudar de la manera que el chamán quisiera trabajar, por lo que, en ocasiones el trabajo más importante del chamán es salirse del medio y enviar energía sanadora.

Desde aquí, el trabajo del chamán se convierte en uno más psicoterapéutico, puesto que su rol principal es escuchar y acompañar a la persona durante su trayectoria, mientras que la energía sanadora hace el verdadero trabajo.

Los animales y los sueños

Los sueños con animales son personales y transpersonales. Muchas veces, los animales se presentan en nuestros sueños para traernos mensajes y la mayoría de las personas pueden identificar la energía que los acompaña por intuición propia. Podemos conocer el significado de estos mensajes a medida que vamos profundizando nuestra conexión espiritual y trabajamos con el animal.

El animal de poder

Cuando comenzamos a trabajar con el animal, se convierte en nuestro animal de poder. Esto va mucho más allá de colocar una estatuilla en el dormitorio o adoptar una mascota.

Para trabajar con nuestro animal de poder, debemos lanzarnos a buscarlo de tres maneras:

  • Estudiando sus hábitos naturales y sus características
  • Siguiendo su historia folklórica y mítica
  • Alimentándonos de su energía

Los animales nos enseñan cuál es el mejor camino hacia nuestras propias energías. Cuando un animal se presenta en tu sueño, te está brindando su poder para detectar ese camino.

Para conectar con la energía de tu animal de poder, búscalo y descubre todo lo que puedas sobre él. Conoce su dieta: ¿Es carnívoro? Incluye carne en la tuya. ¿Le gusta el pescado? Prueba el sushi, o el ceviche. ¿Es herbívoro? Intenta un plato vegetariano.

Estudia las características y los comportamientos del animal, imitando sus hábitos y usando sus sentidos – el olfato del lobo, la paciencia de la serpiente, la visión del águila, el placer del delfín, etc. Alimenta a tu animal en tu propio cuerpo, emúlalo y lograrás atravesar tu camino con la agilidad y fuerza natural que lo distingue.

Conectando con tu animal de poder

Los animales tienen mucho que enseñarnos. Al conectar con nuestro espíritu animal aprendemos a ser mejores personas, puesto que comenzamos a entender como vivir en comunidad y en armonía con la naturaleza. Cada animal tiene sus poderes y debilidades, y nosotros también.

El reto está en entender cuándo utilizar nuestro poder y cuando buscar otras maneras de lograr nuestros objetivos. Pero mas que nada, lo mas bonito de tener una relación con nuestro totem es que ahora tenemos un amigo espiritual que nos acompaña – aunque no siempre nos durará toda la vida.

Sigue leyendo...