Vida Espiritual

Vampiros de Energía

¿Te has sentido alguna vez completamente drenado(a) luego de compartir con una persona? En cuestión de minutos, la experiencia puede dejarte cansado(a) y con ansiedad. De inmediato, tienes que salir de compras, o acostarte a dormir, o comer desmedidamente.

Personas Tóxicas


Si esto te suena familiar, es probable que hayas sido víctima de un vampiro de energía, también conocido como vampiro psíquico, vampiro emocional, o persona tóxica.

También conocidos como personas tóxicas o vampiros psíquicos, las vampiros de energía son individuos emocionalmente inmaduros y/o narcisistas que tienen una percepción distorsionada de la realidad. La inmadurez emocional les hace creer que son las personas más importantes del mundo. Carecen de empatía, no conocen la humildad y son incapaces de ver las cosas desde el punto de vista de otra persona. Ellos entienden, en concreto, que para obtener lo que quieren en la vida deben quitárselo a otro o hacerlo a través de otro. Nunca se cansan de sacarle lo más que pueden a una persona o situación porque nunca están conformes, no practican el auto-análisis y no piensan en consecuencias.

Cómo Operan

El vampirismo emocional es el acto de manipular a otra persona hasta que alcance el estado emocional deseado con el fin de absorber dicha emoción. Para poder manipular, la persona tóxica necesita información. Toda la información que necesita la obtiene mediante preguntas, así que mucho ojo con las personas que solo se enfocan en preguntar y sacarte información. La manera en que drenan tu energía es sencilla, solo con ver que han logrado lo que quieren de ti se van satisfechos. Una vez obtiene todo lo que necesita saber, utiliza la información en tu contra para manipularte y hacer de ti lo que quiere.

El Vampirismo en Etapas

drama

En éste artículo me dirijo principalmente hacia el tema del vampiro vital, o sea, una persona que se pasa la vida utilizando a los demás, a veces conscientemente.

Sin embargo, hago hincapié en que el vampirismo puede darse por etapas. Por ejemplo, los adolescentes y jóvenes adultos tienden a entrar en etapas vampíricas porque están en un espacio mental de miedo y merecimientoAsimismo, las personas mayores tambien crean hábitos vampiricos cuando su mente ya no da más para la creatividad y se enfocan en formas de llamar la atención mediante quejas, dolor y el chisme. Por otro lado, en momentos traumáticos, depresivos, de poca salud y de cambios vitales cualquiera de nosotros puede adoptar una conducta vampírica ya sea por un dia, o por años.

Se trata de un reto espiritual relacionado a la maduración del ego. Estas conductas son altamente peligrosas porque se aprenden, son adictivas y pudren el alma y las relaciones. Los vampiros espirituales pueden aparecer en cualquier lugar y suelen tener libretos o narrativas que justifican sus conductas. En adición a esto, muchos vampiros trabajan en equipo, o “nidos”. Es casi como en las películas, solo que simplemente se trata de personas que tienen una cosa en comun y se juntan para validarse uno al otro.  Si no se busca la manera de reconocer y sobrepasar estas costumbres, se quedarán con uno para siempre.

Lo Que Buscan

Una variedad de cosas, pero más que nada, atención. Son personas vacías que no saben cómo auto-realizarse y necesitan que tú lo hagas por ellos. Todo lo que ellos carezcan, lo van a querer de ti: amor, reconocimiento, sexo, dinero, lástima, etc.

Por qué te Afectan

El vampiro emocional solo te afectará hasta donde tu capacidad emocional se lo permita. La mejor herramienta que puedes usar es tu propia capacidad de reflexionar sobre ti misma y como reaccionas frente a las provocaciones de la persona tóxica. Mientras más te conoces, más te quieres y menos permites ataques psíquicos como los mencionados.

También, una práctica reflexiva como la meditación, el yoga, cocinar, correr bicicleta, o caminar te ayuda a expandir tu capacidad emocional, además que mientras más tiempo dedicas para ti, ¡menos tiempo hay para los vampiros!

Otras cosas como llevar una buena relación de pareja, un trabajo satisfactorio, un lugar donde vivir, una buena educación y tener personas de confianza ayudan mucho a expandir las capacidades emocionales. Sin embargo, si llevas una actitud negativa o tienes baja auto-estima, quedas expuesto a un ataque vampírico.

Otra cosa para considerar es, ¿cuál es tu motivación para mantener esta persona en tu vida? ¿Qué es lo que quieres de ella y hasta cuándo vas a pagar el alto precio injustificado? Aquí es cuando surge la pregunta: ¿Me están drenando o estoy drenando yo? Generalmente el vampiro de energía no sabe lo que está haciendo, al contrario, ¡muchas veces cree que es a él quien están drenando!

Los Émpatas vs. Los Vampiros de Energía

La búsqueda del ser.

En otro post hablamos sobre lo que es un émpata y como tiende a “absorber” las energías de los demás. La diferencia entre un émpata y un vampiro energético es que el émpata no siente el dolor de los demás por gusto ni lo hace mediante la manipulación. Por lo general el émpata lo que quiere es estar solo y que no lo molesten. El vampiro energético necesita tu atención y de hecho, su presa favorita es el émpata porque ya está acostumbrado a dejarse utilizar. Como el émpata está cargado de su energía personal + la energía recogida, la potencia energética es irresistible para el vampiro, sin embargo, solo le interesa la energía personal del émpata. ¿Entonces qué sucede? Se podrán imaginar que esto deja al émpata sin energía personal y confundido en la nube de energías ajenas… ¡entonces pueden caer en la trampa de convertirse en vampiros! El ser un émpata no te exime de ser vampiro, al contrario, significa que debes tener más cuidado aún al momento de guardar y proteger tu energía personal.

Cómo reconocer a un Vampiro Emocional

El vampiro emocional presentará las señales clásicas del desorden narcisista: una persona atractiva, agradable, inteligente y carismática que de repente ha decidido que tiene una “alta” opinión de ti. Es una persona que aparentará ser un buen amigo y rápidamente te presentará a sus amigos o conocidos, pero realmente lo que está es tejiendo una telaraña de la cual será muy difícil escapar más adelante. Recuerda: ellos siempre tienen una agenda escondida. Frente a una fachada tan bien pintada, ¿cómo sabemos si estamos frente a una persona honesta? Es más fácil de lo que crees:

  • No acepta responsabilidad. Las personas tóxicas prefieren que otros arreglen sus desastres.
  • No piensa a futuro. Por lo menos, no contigo. No le interesa porque no piensa asumir responsabilidad.
  • Tiene ilusiones de grandeza. Pero carece la fuerza de carácter para luchar por sus metas.
  • Miente a menudo. Hace ver a las mentiras como verdades, con el siguiente patrón: verdad-mentira-verdad.
  • Te vira la tortilla. Cuando lo agarras en una mentira, te hará creer que te lo inventaste – o sea, quien está mintiendo ¡eres tu!
  • Quiere convencerte. La persona es muy buena “vendiéndose” pero nunca se ven los resultados.
  • Habla de los demás. Distrae la atención hacia los demás para que no se hable sobre él o ella.
  • Es hipercrítico. Parece que todo lo que dice es una crítica.
  • Insiste en obtener algo de ti que tú no quieres, no puedes, o no estás dispuesto a dar.
  • Te incomoda. A menudo piensas 2 veces antes de decir algo.
  • No respeta que se le diga “No” en una oración completa. Siempre busca la manera de ignorar, pasar por alto, o tergiversar lo dicho.
  • Es prepotente, trata a los demás con desprecio y suele decir comentarios machistas/hembristas, racistas o clasistas.
  • Les gusta tender trampas y descontextualizar argumentos para desvirtuar el asunto. NO, repito NO lo dejes descarrilar la conversación.

Qué Hacer

Lo que se ha visto no puede dejar de ser visto. Si ya has identificado a esta persona como tóxica, tarde o temprano tendrás que cortar o salir del ambiente tóxico en el que estás. Pon las cosas sobre una balanza y analiza cuánto realmente pierdes/ganas de esta relación. Si la conducta toxica de la persona no cambia, o si la relación te abruma demasiado, tendrás que seguir tu vida sin ella. Terminar la relación, especialmente si se trata de un familiar, puede ser sumamente doloroso y difícil. Sin embargo, te deja espacio para aceptar personas nuevas y positivas en tu vida.

Recuerda:

  • Si sientes que se están aprovechando de ti, lo más probable es que lo están haciendo.
  • No te victimizes. Date unos momentos para sentir la injusticia y déjalo ir.
  • ¿Estás viendo las cosas como son o estás contantemente excusando a la persona?
  • No tienes que darle excusas a nadie por tu separación, tu paz mental es tuya y sagrada.
  • Debes trazar límites y establecer tu poder personal.
  • NO le des atención.
  • Una vez “cortes”, establezcas limites o te alejes, prepárate para recibir llamadas, visitas y hasta tener sueños agitados con esa persona. Es un adicto y tu suplido emocional es su droga. Puede tornarse agresivo(a) o vengativo(a).
  • Enfócate en cuidarte a ti mismo(a), en quererte mucho y en eliminar la toxicidad de tu vida.

¡Se acabó el veneno!

Sigue leyendo...